Blogia
Al_andar

José María Vargas Vila

José María Vargas Vila Leonardo Bauci acababa de atravesar una de las grandes crisis de su vida tumultuosa y bravía, que era como un gran clamor de tempestad;
sembrador de conmociones, terrible agitador de conciencias y de hombres, estaba aún estremecido, lleno del estupor de los últimos combates que su palabra profética había lidiado, de pie, sobre las demencias de los pueblos;
las llanuras desoladas, que dormían bajo la noche, habían gritado desgarradas por el arado de aquel pensamiento que ansiaba renovarlo todo;
las aguas estancadas de los viejos lagos meditativos, soñadores bajo la bruma, se habían alzado mugidoras, cuando el huracán de aquel verbo pasó agitándolas, hasta en lo más profundo de sus limos tenebrosos;
todo lo que dormía fue despertado;
todo lo que vegetaba fue llamado a la vida;
todo lo letal y lo fatal, herido por su palabra, gruñía contra él, como una inmensa mar enfurecida;
todo lo que el relámpago había alumbrado, arrojaba sobre el rayo bocanadas de sombra;
nada de eso había lastimado ni inquietado su corazón;
su genio épico cabalgaba sobre las tormentas como en un hipogrifo de fuego, y volaba sobre los mares en cólera, como un inmenso pájaro de luz;


Fragmento de La simiente , de José María Vargas Vila , nacido el 23 de julio de 1860.
El 23 de julio de 1888 nacía Raymond Chandler
El 23 de julio de 1919 nacía Héctor Germán Oesterheld
Comentarios
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres