Blogia
Al_andar

El escritor aventurero

El escritor aventurero La corta, pero extremadamente intensa vida de Jack London terminó bruscamente el 22 de noviembre de 1916.
Nos legó su experiencia, su visión de los grandes espacios abiertos, en novelas como Colmillo blanco o El lobo de mar, y en cuentos como los recogidos en El hijo del lobo.

Ah Cho no entendía el francés. Sentado en la sala abarrotada de gente, cansado y aburrido, escuchaba aquella lengua incesante y explosiva que articulaban un oficial tras otro. Un inagotable parloteo y nada más era a oídos de Ah Cho, quien se maravillaba ante la estupidez de aquellos franceses que tanto tiempo empleaban en investigar quién era el asesino de Chung Ga y ni aun así podían descubrirlo. Los quinientos coolies de la plantación sabían que Ah San era el autor del crimen, y los franceses ni siquiera le habían detenido. Cierto que todos los coolies habían pactado secretamente no prestar testimonio los unos contra los otros, pero el caso era tan sencillo que no entendían cómo los franceses no habían descubierto que Ah San era el hombre que buscaban. Muy estúpidos tenían que ser. (continúa)

Del cuento El Chinago
Más textos de Jack London
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres