Blogia
Al_andar

Cine

Cine Cuando entran en contacto el ojo del espectador
y la imagen, se produce una combustión.
Al terminar la película,
algunos arrojan las cenizas al mar.
Otros las atesoran en una urna,
para resguardarlas del olvido.
El sabio escoge unas pocas y esparce el resto.
Ajeno a ese trajín, el caminante aspira el humo
y retoma el sendero.

Sergio Borao Llop
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Bea -

Muy bueno!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres